MICROPIGMENTACIÓN CEJAS

Técnica:
La micropigmentación de cejas consiste en inyectar en la dermis (capa media de la piel) un pigmento con el objetivo de colorear o arreglar la parte determinada del cuerpo que se desee, en este caso, las cejas.
Este proceso se lleva a cabo mediante el uso de un dermógrafo de agujas que puede variar en función del tipo de ceja o del acabado que se quiera tener. De esta manera, hay agujas para lograr un acabado compacto, como un “eyeliner” o incluso para añadir pigmento a pigmento y dar ese efecto de vello sobre el ojo.
La micropigmentación también se utiliza para reparar imperfecciones que podamos encontrar en el rostro (o en otra parte de nuestro cuerpo) o para tapar cicatrices que queramos corregir.

Duración:
El proceso de micropigmentación de cejas puede durar entre veinte minutos y dos horas, en función del tipo de tratamiento que se quiera llevar a cabo.

Cuidados:
Una vez que se ha realizado el proceso, existen varios aspectos a tener en cuenta:

  • La zona donde se ha aplicado el tratamiento puede estar enrojecida la primera semana dado que se está curando o cicatrizando.

  • No hay que exponerse al sol o tomar una sesión de rayos UVA durante el primer mes.

  • No se pueden depilar las cejas.

  • No es un tratamiento para toda la vida, sino una solución que puede durar hasta tres años y una comodidad para no tener que maquillarse esa zona.

Se recomienda que ni las embarazadas, ni aquellas personas que tengan enfermedades de la piel se sometan a una micropigmentación con el fin de evitar riesgos.

Abrir chat